jueves, 20 de diciembre de 2012

Sensaciones pintorescas

Yo soy muy de "listas", me encantan, y no se vivir sin ellas. Hago listas de todo, la de la compra, obviamente, de cosas que tengo que hacer urgentes, de cosas que tengo que hacer menos urgentes, de cosas que no voy a hacer nunca, de los libros que me gustaría comprarme, de los Reyes de cada año, de los "menuses" diarios cuando hay vacaciones y monotiti no tiene cole, en fin, que como esto ya se está convirtiendo en una lista, pues voy a ir al grano, así, sin más, con dos coj...
 
Hay una lista, ufff, que me tieneeee, me tieneeee, agobiada, la verdad. No paro de darle vueltas y  más vueltas a como hacerla, porque TENGO QUE HACERLA, claro, si no, no sería yo. La lista en cuestión, es de las cosas que físicamente me fastidian, empiezo a enumerar, eso sí, advierto que "puede herir gravemente la sensibilidad", asi que cardiacos y demás enfermitos, abstenganse porque no me hago responsable:
 
  • cuando profundizas más de lo debido con el bastoncillo en tu cavidad auditiva tocando nosedonde que provoca un verdadero pinchazo de horroroso dolor, .... y recoges automáticamente tu cabeza contra el hombro, como un perrillo que se agazapa y gime dolorido "aingsss". (si si, no se limpian los oídos con bastoncillos lo sé, pero el audispray es una kk, verdad?)
  • cuando soportas a duras penas durante todo el día un zapato, y digo uno, porque el otro te queda perfecto, ... porque si, sincerate tu también... soportas como nadie un zapato que te hace daño, jusssto en la punta del dedo gordo, o en la falange del dedo de enmedio o en el chiquinino.... La sensación al deshacerte del miserable es... inigualable, pero cuando te relajas... ese dolor muy agudo y espontáneo que se apodera de tu dedito, al rato eh?, no inmediatamente no, es al rato, como si quisiera recordarte la tortura que ha padecido durante el resto del día, que cabr...
  • cuando estas pasando páginas, y sin querer una de ellas, afiladisima la hijapu... resbala a lo largo de la yema de tu dedo, justo donde empieza la uña "yisssss" y por supuesto sangra como un cerdo recién matao y en ese recóndito lugar no hay tirita que consiga tapar la "brecha".
  • cuando en tu ingenuidad, estás viendo la tele y ponen el pasaje ese donde abren un ojo y lo cortan con una cuchilla, grlrlll, se te seca hasta la boca!!
  • cuando estás haciendo la cama o cualquier otro menester y sin saber ni como, ni porque, una uña se vuelve hacia atrás, sin romperse, y te provoca un moratón minúsculo en la mitad de la misma, que dolerá y dolerá hasta que crezca y alcance la longitud final, desapareciendo un buen día que no le has prestado atención...
  • la rozadura de la etiqueta de cualquier prenda debería estar considerado como la peor de las torturas, es algo que escapa de toda lógica, en pleno siglo 21 y.... las etiquetas se cosen con.. hilo de pescar??, solo les falta el anzuelo para ponernos en la lonja... lamadrequelosp....
  • mis congéneres me entenderán cuando les hable del tremendo y pavoroso escozquemadolorpupitay que provoca un tampón cuando no hay suficiente fluido que provoque el resbalón de entrada o la estrepitosa salida... tornándose entonces a hierro candente... arffff
  • o cuando tus tripas, por la razón que sea, han provocado que tus deposiciones sean más ligeras o más compactas de lo deseado, y aparecen poblando en derredor de la salida un camino de cactus, con las púas más afiladas que jamás hayas imaginado.... rrrrrrrr
  • o esa desazón, perdón, que provocan los hongos, sea donde sea, porque los hongos son unos capullos, si, se instalan en cualquier parte de tu anatomía, los ojos, la lengua, la piel, tus partes íntimas, tus uñas, tus pies.... que tu dices... me rasco? no, que es peor... y cuando estás terminando de articular esta palabra "peor" tu mano, con sus deditos y sus correspondientes uñazas han acudido al lugar infectado, masacrando la zona con su ir y venir, ir y venir, ir y venir... tantas y tantas veces, que al final.... "sangue"!!! y claro con heridas abiertas no se pueden usas funguicidas... así que recurres a los lavados y entonces ishhhhhhhhhhhh la mezcla picor-escozor-picor se calma por la frescura del bañito, hasta que la circulación de la sangre vuelve renovada... y joooooooooddddddddddrrrrrrrrrrrr
  • cuando te apoyas en la pared de un ascensor y al intentar abandonarlo, tu pelo, uno solo, se queda atrapado en la junta de los paneles, arrancándolo clinck!! la sensación es, como si un pielroja hubiera obtenido un trofeo en el lejano "ueste"... porque tras ese pelo, va un trozo sanguinoliento de tu cuero cabelludo... ayyyy
  • el puto grano de turno, que sale en el pliegue de la nariz, o lo que es peor, dentro de ella!! y hace que una sola lágrima perfecta, ruede por tu cara, cuando tratas de aniquilarlo, por supuesto sin éxito alguno, e insistes una y otra vez, que al final... "sangue"!!! pero el puto sigue dentro, haciendo que tu apéndice nasal se asemeje al de Depardieu o similar...
  • la tos cansina, cuando todos los jarabes de la farmacia no han hecho más que ensuciarte el estómago y engordarte, y provoca una interminable sesión de estertores absurdos, cada vez en un tono más bronco y alto, hasta que tu garganta vomita un buen día una tos diferente, y así, sin más, después de una larga, que digo larga, interminable temporada, desaparece dejandote unas agujetas abdominales más propias de la teletienda que de una pobre enfermita...
  • el dolor de muelas, habria tantisimo que contar (podredumbre, sensibilidad al frio, o al calor, roturas, raigones, infecciones, flemones, torturas varias...), pero bueno, para eso ya están los tratados odontológicos, yo, solo aportaré una sensación pintoresca... las palomitas de maiz... a que si!!! las pompitas plasticosas en el hueco de tu muela, en tu paladar, ... en el fondo de tu lenguaaaaarrrggggg que cuando tratas de sacarlo, con la uña claro, te provoca hasta una arcada...
  • o sin ir más lejos, un golpe inesperado en la garganta, si, te deja "privao" ... como en éxtasis... no lo esperas y te reporta a la nada... a un limbo de dolor infinito...
  • una mala digestión, eso es algo que debería estar prohibido para todos aquellos que disfrutamos tanto con la comida... la recompensa a satisfacer una de tus necesidades más básicas, consiste en retorcerte de un dolor que no sabes muy bien de donde procede, pero que domina todo tu ser, tu voluntad, tu estado de ánimo, tus piernas, tu cabeza, tu esofago es como un acordeon...y si a todo ello lo acompañas con una arcaica úlcera, el conjunto no puede ser más ameno...
En fin, estas son algunas de las cosas de mi lista de siniestras pesadillas reales, que no todas, ya se que tu tendrás otras, y seguramente mucho más siniestras y escabrosas, pero justo ahora es cuando me percato, que esta lista jamás la podría hacer, porque mis listas siempre las escribo en post-it minúsculos....
 
 
 
 

8 comentarios:

  1. Como me he reído joia! no te había leído nunca y me he sentido identificada al 100 por 100 con todo. he buscado y rebuscado en mi mente alguna cosa odiosa y por tocarte la moral más que otra cosa añadiría ese terrible picor en la espalda que cuando estás sola o con alguien de confianza consigues retorcerte cual saltimbanqui de circo... pero si estás con tu jefe, con una visita,... debes ignorarlo, el picor se acelera hasta que casi casi se te saltan las lágrimas de dolor no? me has encantado. ya tienes una seguidora más. besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ufff no me hables de picores... que padezco de psoriasis chiquilla!!! soy como un orangutan en plena selva amazónica "orfateando" un alma caritativa que alivie la desazon!!!
      besussss

      Eliminar
  2. jajajajajaj

    creo que me han pasdo todos...eres unica!

    unos muaksssssssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si hija, si es que está todo inventao... jajajaj
      mas muakksss patinnnn

      Eliminar
  3. Hoy he empezado a leerte y estoy que me tiro por los suelos de la risa... Eres la hostia..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias reina... ese piropo... mallegau...

      Eliminar
  4. Jajajajaja, pero qué risa me he pasao.... Jose intentando ver el capítulo correspondiente de su serie preferida, y yo leyéndote, a carcajada limpia y oyendo de fondo un "te quieres callar que no oigo ná" jajajaja. Muchos besis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te oia hasta yo!! Sigues teniendo es super-risa maravillosa, que se te queda clavaica y te concentras en ella, y no hay ná más en el mundo mundial...

      Eliminar